top of page

Misión

Nuestra misión, en resumen, es hacer avanzar el Reino de Dios.

​Esa breve declaración afirma tres puntos separados: hay un Dios, Él es un Rey, y hay una oposición a Su Reino contra la cual es necesario avanzar.

Como Dios es en Sí Mismo, Él es amor total: cada Persona Divina se vierte en la otra, completa e infinitamente.

Cuando la Santísima Trinidad (la creencia fundamental del cristianismo auténtico) se relaciona con Sus criaturas, la relación es la de un rey amoroso, que es Padre (Abba: Papá) de Su creación. Es por esta razón que la noción de “Reino y Realeza” abunda en toda la Sagrada Escritura.

Y hay otro “reino” que se ha opuesto al Reino Celestial – y es este reino opuesto contra el que avanza el Reino Celestial.

Si bien la guerra entre estos reinos es en última instancia espiritual, nuestra batalla se libra en el tiempo y el espacio, en la historia humana, en términos concretos y por seres humanos vivos y concretos en cada época y lugar.

A aquellos que desean o afirman ser miembros del Reino Celestial aquí en la tierra se les ha ordenado, note la palabra: es militarista, se les ha ordenado atacar las puertas del reino contrario. Por eso Cristo estableció Su Iglesia y se encargó de ella a sus Apóstoles para que a través de los siglos, quienes permanezcan en comunión con ellos y sus sucesores permanezcan en comunión con Él, para librar la batalla contra el reino enemigo.

Nuestro nuevo esfuerzo apunta precisamente a eso: atacar el reino del enemigo, no quedarse sentado y comportarse como si la oración por sí sola fuera suficiente. Cristo nunca dijo eso. Sus últimas palabras ascendiendo a la diestra de Su Padre fueron, de hecho, exactamente lo contrario. Que comience la próxima batalla en la guerra en curso.

bottom of page